Índice

tornar a l'índex

anar a Flors de Bach

Índex

suggeriments i comentaris

Escoltar música

Vitamines i Minerals
Antioxidants
Sistema Digestiu
Productes més venuts
Beguda Ecològica de Espelta
Propolis
Cioccolini Galetes sense gluten.
Hamburguesa de tofu i algues
Quinoa Bio
Sucre de Canya
Crackers d'Espelta amb Sèsam Bio
Müsli Fruit
El kamut i La Espelta

anar a l'Espelta anar a El kamut

Vitamines i Minerals

Línea Corporal Welleda

anar a Corporal Welleda

La Mel i el Propolis
La Mel i el Propolis
Alimentació natural i bio
anar a Alimentació natural i bio
Comptador de visites

Ens han visitat

Proveïdors


Guia restaurants

 

 

 

CERATO

 

CERATOSTIGMA

CERATOSTIGMA

 

 

 

Descripción


En Cromer, Bach localizó esta flor por primera vez en el jardín de Ellen Willrnott, una famosa jardinera de Essex. Esta señora había auspiciado la expedición del “Chinese Wilson” al Tíbet.
El Cerato es un arbusto nativo de los montes Himalaya que tuvo muchas dificultades para adaptarse en Gran Bretaña. Actualmente se lo puede encon­trar en los jardines públicos de Kew y Hampton Court.  Bach estuvo inseguro en su decisión de utilizar esta flor en su jardín terapéutico por lo forzado de su cultivo, pero le fue imposible encontrarle sustituto.
En su lugar de origen es apreciado por su belleza y su color y en la tradición popular se vincula esta flor con la sabiduría.


Relación Botánica


Pertenece al género de las Plumhagináceas que incluye arbustos caducifolios,
semiperennifolios o perennifolios y también perennes, que son muy buscados en jardinería por la belleza de sus flores azules.


Descripción del estado:


Poca confianza en sus propias opiniones. Pregunta a todo el mundo y necesita siempre la confirmación de los demás.


Verbalizaciones frecuentes:


“¿Qué haría usted en mi lugar?”, “No sé por qué decidirme, pues todas las opiniones tienen su parte de razón”, “Cuando contesto una pregunta en un examen, tacho la respuesta pensando que está mal, y luego resulta que estaba bien”, “No estoy totalmente convencido, así que volveré a preguntar para asegurarme”, “Me resulta difícil concentrarme en una sola cosa por vez”, “Me aterra que me pidan mi opinión”, “No sé”, “No puede ser tan sencillo. Volveré a preguntar otra vez”.

 




Observaciones psicoterapéuticas


La motivaciónación fundamental de la persona de tipo «Ceratostigma» consiste en actuar siempre de manera correcta, y su problema es que no sabe lo correcto y su error que cree que otros se lo pueden decir. En lugar de es ­sí mismo y confiar en su propia opinión, pregunta por doquier qué es hacer y constantemente puede constatar lleno de frustración que lo :que se le aconsejó estaba equivocado.
Esto no puede ser de otra manera pues lo correcto (la «verdad») no es un hecho de validez universal que podamos recibir de otras personas, sino un fenómeno totalmente personal y referido a cada instante y que sólo nos lo transmite nuestra voz interior». Esta, a su vez, consiste en la totalidad de nuestros senti­mientos, percepciones, inspiraciones y conocimientos e intenta de una manera permanente llevarnos por el camino que para nosotros personalmente es co­rrecto.


Pero la persona de tipo «Ceratostigma» no confía en su voz interior porque es influenciable y necesita de la simpatía de los demás y quiere dar la razón a todos. Por su naturaleza tiene, eso sí, la ventaja de que no se enemista con nadie, pero en condiciones desfavorables —o sea, bajo el síndrome «Ceratostigma»— tiene la gran desventaja de que pierde sus puntos de referencia y al final acaba por no sa­ber lo que ha de hacer.
Esta debilidad se ve incrementada todavía más a causa de la educación habi­tual que, orientada hacia el mantenimiento de las relaciones de poder existentes, recorta de manera muy notable la individualidad de la persona. Cuando es toda­vía un niño pequeño debe aprender a sacrificar sus necesidades personales en aras del bien común y aplicar normas masificadas ajenas en lugar de su propio sistema de valores. A mayor abundamiento, la cultura «cristiana», propagando la renuncia y la autoinculpación y marcando al ser humano como un engendro mo­ral, provoca una desconfianza en sí mismo tan profunda que apenas se atreve a encontrar bien lo que le alegra y a rechazar lo que le hace sufrir.


Es bien cierto que hay personas cuya estructura moral satisface tan perfecta­mente la norma social que se adaptan sin ningún problema al esquema de la so­ciedad y siempre saben con exactitud lo que deben hacer, pero la persona de tipo «Ceratostigma», a pesar de su dependencia del bienestar general, posee una mar­cado individualismo que hasta un cierto grado le lleva por sus propios caminos y le provoca un conflicto entre lo que es habitual y lo que se espera de él. De este modo, con mucha frecuencia es una persona insegura y sólo se atreve a actuar como realmente quiere cuando se le anima a hacerlo así. Pero esto es algo que muy pocas veces sucede, por lo que suele sentirse bloqueado y en su inseguridad tiende a seguir el primer buen consejo (o malo) que se le dé.


En el fondo, las personas con una predisposición de tipo «Ceratostigma» son grandes buscadores de la verdad; únicamente cometen el error de buscar en el lu­gar inadecuado: en otras personas en lugar de en ellas mismas. Necesitan más confianza en su capacidad de percepción natural, en sus sentimientos y conoci­mientos y siempre deberían esforzarse en tener bien claro que «bueno» y «co­rrecto» son sólo conceptos relativos y no tienen un sentido para nosotros hasta que no los ponemos en relación con nosotros mismos.
La cuestión decisiva de nuestra vida no es, por consiguiente: ¿Cómo puedo hacer todo bien? o ¿Qué es lo absolutamente correcto?, sino: ¿Qué es para mí personalmente correcto y cómo lo encuentro?». Cuanta mayor atención pres­temos a las señales que el alma y el cuerpo nos transmiten en forma de alegría o pesar, con tanta mayor claridad lo sabremos.


Dejarse aconsejar sólo es de utilidad si no puede seguirse adelante y si se diri­ge uno al lugar apropiado. Pero las personas de tipo «Ceratostigma» buscan por lo general consejo sin que en realidad les haga falta, y sin meditar sobre si quien les da el consejo es en efecto competente para hacerlo. Deberían intentar resis­tirse de manera consciente a esta costumbre y arriesgarse mejor a tener algún fracaso. Los propios errores son particularmente aleccionadores, porque no sólo se dirigen a la razón sino también al sentimiento. Además, superar los errores co­metidos por uno mismo proporciona fuerza de carácter, mientras que tener que pagar por los malos consejos resulta, sin embargo, frustrante.


Por otra parte, al lado de las personas de tipo «Ceratostigma» casi siempre se encuentra también su contrapunto: el consejero notorio (que pertenece a los ti­pos «verbena» o «vid»), a los que les gusta inmiscuirse en la vida de los demás. Sus consejos —naturalmente bienintencionados— perjudican a la persona de tipo «Ceratostigma» porque refuerzan su incapacidad de actuar por instinto o sagacidad.
De hecho, a las personas de tipo «Ceratostigma» que no dejan de preguntar lo que han de hacer habría que negarles de forma expresa, y siempre que esté jus­tificado, cualquier consejo y apoyo para que así aprendan de la vida. No sin ra­zón se dice que: «A palos se aprende»
Para recordar: Falta de confianza en las ideas propias.


Estado transformado: Seguridad, sabiduría.


Organos afectados: MANOS, PIES, CABEZA, OJOS, COLUMNA VERTEBRAL, CADERAS, HOMBROS.


Síntomas asociados:


Ideas obsesivas, inseguridad, ansiedad, desvalorización del pensamiento, ingenuidad, dudas, inhibición, pasividad,
retraimiento, dificultad verbal, crisis de identidad en la adolescencia


Claves sintomáticas: FALTA DE CONFIANZA EN SU PROPIO JUICIO.


Combinaciones frecuentes con otros remedios


Agua de roca (4/16): servidumbre espiritual con autoviolencia.
Alerce (6/16): inseguridad debida a sentimientos de inferioridad.
Avena silvestre (8/16): inseguridad por una idea escasa de la vida.
Brote de castaño (10/16): desconcierto por falta de atención.
Centaura menor (14/16): servidumbre por falta de personalidad.
Escleranto (16/19): inseguridad con incapacidad de toma de decisiones.
Leche de gallina (16/24): falta de seguridad por una vivencia de shock.
Mímulo (16/27): inseguridad con temores.
Nogal (16/29): inseguridad por impresionabilidad.
Pino albar (16/32): inseguridad por miedo a tener mala conciencia.

 

Productes per a Celíacs

anar a Productes per a Celíacs

El món del Te

anar a El món del Te

Hamburgueses Vegetals

anar a Hamburgueses Vegetals

Sucs i Begudes

anar a Sucs i Begudes

Enllaços

Herbes Medicinals

Anar a Herbes Medicinals

 

 

 

anar a El kamut anar a l'Espelta