Índice

tornar a l'índex

anar a Flors de Bach

Índex

suggeriments i comentaris

Escoltar música

Vitamines i Minerals
Antioxidants
Sistema Digestiu
Productes més venuts
Beguda Ecològica de Espelta
Propolis
Cioccolini Galetes sense gluten.
Hamburguesa de tofu i algues
Quinoa Bio
Sucre de Canya
Crackers d'Espelta amb Sèsam Bio
Müsli Fruit
El kamut i La Espelta

anar a l'Espelta anar a El kamut

Vitamines i Minerals

Línea Corporal Welleda

anar a Corporal Welleda

La Mel i el Propolis
La Mel i el Propolis
Alimentació natural i bio
anar a Alimentació natural i bio
Comptador de visites

Ens han visitat

Proveïdors


Guia restaurants

 

 

 

STAR OF BETHLEHEM

 

ORNITHOGALUM UMBELLATUM

ESTRELLA DE BELÉN

 

 

 

Descripción


Esta flor crece natural y abundantemente en los suelos de Siria y Palestina. Actualmente está bien adaptada en Inglaterra y se la usa para adornar jardines.
El nombre de estrella de Belén quiere decir ‘estrella de la casa de pan”, en hebreo. La flor de perfecto blanco tiene seis puntas simétricas. Es la única flor del sistema con seis pétalos. Otra curiosidad interesante de esta flor es que no se abre en los días nublados.


Relación Botánica


Pertenece a la familia de las liliáceas. Es una planta bulbosa que crece en lugares cultivados, herbosos y huertos de gran parte de Europa. Puede llegar a una altura de 25 cm. Florece desde principios hasta finales de primavera.


Observaciones psicoterapéuticas


La conciencia del ser humano, que le diferencia del resto de la Creación, se amplía según el principio general de crecimiento: se toma sustancia o energía, se modifica según las necesidades y se incorpora de forma lógica a la estructura existente. Mientras que el cuerpo incorpora en sus células sobre todo materia después de un complejo proceso de selección, depuración y modificación, el alma asimila material espiritual: informaciones, impresiones y conocimientos, que que­dan igualmente sometidos a una compleja transformación. El resultado es la lla­mada ampliación de la conciencia, por la cual hemos recibido los seres humanos conscientes esta vida.


En este proceso de asimilación resulta notable el hecho de que no sólo el «ali­mento» sino también el sistema experimentan una modificación. Esto queda re­flejado en el dicho de que «el hombre es lo que come». Lo mismo que la compo­sición de los alimentos influye sobre la constitución del cuerpo, también la con­ciencia humana está sujeta a la influencia de la calidad del material psíquico que recibe.
Por lo tanto, para el crecimiento espiritual de un ser humano es decisivo el «alimento» que recibe. Las influencias bastas, primitivas o inhumanas le afectan lo mismo que las refinadas o las humanas. Por eso mismo, cuando crece en un espíritu sano, vital, natural y autoafirmativo, es más sano y vital que cuando se le educa mimado, atemorizado y con una autonegación neurótica.


También la «digestibilidad» es importante en este contexto. Si el alimento es demasiado pesado le cuesta fuerzas al organismo o le daña, si es demasiado li­gero aunque lo toma con facilidad no sintetiza mucho con él y pierde fuerza di­gestiva. De manera análoga, el espíritu necesita estímulos que pueda utilizar y que también le fomenten y engrandezcan. Cuando está sano busca instintiva­mente nuevas tareas, temas o problemas que amplíen su capacidad de conoci­miento o su horizonte. Por el contrario, el tan difundido y superficial entrete­nimiento, que se digiere bien y no exige ningún esfuerzo, es extraordinariamente perjudicial porque paraliza sus fuerzas mentales.


Hay otro factor más que desempeña un importante papel en la alimentación espiritual y material. Se le podría expresar diciendo que «el hombre es como come». Quien se Iimita a engullir la comida, apenas mastica y sobre todo no saborea cons­ientemente, apenas consigue nada. De manera similar, si nuestra conciencia no crece lo suficiente nos frustramos y al final estaremos psicosomáticamente enfermos si ­no nos dirigimos de manera atenta, optimista y franca a lo que quiere hacerse  consciente en nosotros.


El sindrorne «leche de gallina» es la consecuencia de estos errores y, trastorno digestivo de tipo psíquico. El «alimento de la vida resulta demasiado pesado para las personas de tipo «leche de gallina», dotadas de sensibles órganos  digestivos» psíquicos: no pueden digerir el shock, el sobresalto, lapérdida, el dolor, la pena o los avatares del destino, no pueden conseguir fuerza  psíquica y no pueden crecer. Se quedan sentados en un rincón sujetándose el cuerpo que  les duele y cuyo funcionamiento se ha bloqueado. Sin responder a nadasólo piensan en el bocado indigerible que el destino les ha colocado  en la gargannta.


Dicho en otras palabras: quien se encuentra en el estado de «leche de  galli­na se ha enfrentado lo suficiente a su propia vida, ha ignorado los mensajes enviados y las enseñanzas que le ha impartido y ha desatendido las capacidades de su espíritu y la calidad de su alma. No puede asimilar la pesada comoda que les ha proporcionado el destino. De esta manera, los sucesos inesperados adoptar para él el carácter de una catástrofe aniquiladora y resultarle insoportables las circunstancias desagradables de la vida.
Las personas abiertas, sensibles y con la buena memoria de tipo «leche de gallin­a apenas pueden defenderse de los efectos dañinos. Son como cera blanda ¡sobre la que puede imprimirse sin esfuerzo un sello. Por eso, el destino suele dejarles huellas tan claras en su estructura que si no disponen de una ayuda exterior, en forma de una le una terapia o una vivencia positiva compensatoria; quedan marcas para siempre.
naturalmente que ellos no se dan cuenta que tales aflicciones son en realidad intentos de su propia alma para despertarles y llevarles a otra postura ante la vida. Nuestra psique sólo nos deja en principio ser conscientes de aquello para lo que estamos maduros. El hecho de que surja en nuestra vida un problema indica que de­bemos hacerle frente, de lo contrario nuestro desarrollo psíquico quedaria perju­dicado.)
Cuando las personas están bloqueadas o superadas psíquicamente por determinados acontecimientos o circunstancias de la vida, deben intentar liberarse para no quedar con una neurosis o un trastorno de la conducta permanentes. Suele tratarse de relaciones familiares tristes y gravativas, matrimonios desgra­ciado situaciones profesionales frustrantes o deprimentes. Sin embargo, la ayuda de poco sirve si el afectado no aprende a enfrentarse a su vida de un modo lógico Esto exige una gran franqueza frente a uno mismo, atender sin prejuicios a la realidad y estar preparados para encontrar siempre un sentido positivo al des­tino. La persona de tipo «leche de gallina» debe intentar plantearse consciente­mente lo que le provoca miedo o conmociona. La mejor manera para ensayar es con los pequeños «sustos» de la vida cotidiana, relativamente inofensivos.


Descripción del estado:


Secuelas de experiencias traumáticas, tanto físicas como psíquicas, no importa si son recientes o antiguas. Es una flor que da consuelo.


Verbalizaciones frecuentes:


“Me sucedió algo que me dejó totalmente sacudido y no puedo digerirlo”, “Vivencias y sentimientos desagradables me persiguen desde hace mucho tiempo y no puedo olvidarlos”, “Todavía sueño con aquel accidente, aunque ya han pasado varios años”, “La desfachatez de algunas personas me deja muda”, “No hay consuelo para mí, aunque no lo exteriorice. No tengo miedo, tengo dolor”, “El susto se me quedó atragantado, ahí, en la garganta”.


Organos afectados: SISTEMA NERVIOSO, LINFÁTICO, MUSCULAR E INMUNOLÓGICO, CORTEZA CEREBRAL.


síntomas asociados: trauma psíquico y/o físico, agudo o crónico, pasado o actual, disociacion de la personalidad, enfermedades autoinmunes y sanguíneas, patología de la piel, distonia muscular, caída capilar, psicosis, depresión reactiva, problemas de identidad,
adolescencia.


Claves sintomáticas: SITUACIONES TRAUMÁTICAS Y SUS CONSECUENCIAS.


Combinaciones frecuentes con otros remedios


Acebo (1/24): agresión por conmoción psíquica.
Agrimonia (3/24): la herida psíquica detrás de la máscara alegre.
Álamo temblón (5/24): vulnerabilidad psíquica por una postura temerosa ante la vida.
Alerce (6/24): pérdida de la confianza en uno mismo por trauma psíquico.
Aulaga (7/24): desesperanza por trauma grave.
Castaño blanco (11/24): manías traumáticas.
Castaño común (12/24): desesperación por conmoción psíquica.
Castaño rojo (13/24): preocupación excesiva debido a malas experiencias.
Cerasifera (15/24): psicosis por lesión psíquica.
Ceratostigma (16/24): pérdida de seguridad por un episodio de shock.
Clemátide (17/24): desmayo en caso de vivencias conmocionan tes.
Escaramujo (18/24): resignación por conmoción psíquica.
Madreselva (24/25): pérdida insuperable.
Manzano silvestre (24/26): repugnancia enfermiza.
Mímulo (24/27): temor por trauma psíquico.
Mostaza silvestre (24/28): depresiones por trauma psíquico.
Nogal (24/29): falta de fuerzas de resistencia contra un trauma psíquico o por su causa.
Olivo (24/30): falta de fuerzas de resistencia psíquica por agotamiento.
Olmo (24/3 1): voluntad débil por trauma psíquico.
Pino albar (24/32): trauma de culpabilidad no asumido.
Sauce (24/34): exasperación por trauma no asimilado.
Tamarilla (24/35): conmoción psíquica con pánico.
Violeta de agua (24/38): trastornos de relación por conmoción psíquica.

 

Productes per a Celíacs

anar a Productes per a Celíacs

El món del Te

anar a El món del Te

Hamburgueses Vegetals

anar a Hamburgueses Vegetals

Sucs i Begudes

anar a Sucs i Begudes

Enllaços

Herbes Medicinals

Anar a Herbes Medicinals

 

 

anar a El kamut anar a l'Espelta