Índice

tornar a l'índex

anar a Flors de Bach

Índex

suggeriments i comentaris

Escoltar música

Vitamines i Minerals
Antioxidants
Sistema Digestiu
Productes més venuts
Beguda Ecològica de Espelta
Propolis
Cioccolini Galetes sense gluten.
Hamburguesa de tofu i algues
Quinoa Bio
Sucre de Canya
Crackers d'Espelta amb Sèsam Bio
Müsli Fruit
El kamut i La Espelta

anar a l'Espelta anar a El kamut

Vitamines i Minerals

Línea Corporal Welleda

anar a Corporal Welleda

La Mel i el Propolis
La Mel i el Propolis
Alimentació natural i bio
anar a Alimentació natural i bio
Comptador de visites

Ens han visitat

Proveïdors


Guia restaurants

 

 

 

OAK

 

QUERCUS ROBUR

ROBLE

 

 

             
Descripción


Este es el roble inglés, nativo del Reino Unido, árbol emblemático de Inglaterra, respetado y querido por tradición.
Con su madera se construyeron los barcos de la armada real británica y los conocidos muebles, de estilo famoso.
En los robledales se refugian todo tipo de insectos, animales y otras plantas por la característica de hospitalario y protector.
Dentro de la mitología celta el Oak es uno de los árboles sagrados. En los rituales druidas se confrontaba la superioridad del roble con el acebo.
Este precioso árbol és capaz de soportar todas las penalidades y rcsistir los más rigurosos climas. Se dice de él que “los robles mueren de pie”, porque cuando llega su hora caen secas las ramas y se pulverizan por dentro, pero la carcaza del tronco permanece firme y vertical al suelo. Sólo la fuerza de un rayo puede derribarlo. Una leyenda popular dice que cuando hay tormenta los rayos prefieren primero derrumbar a las arrogantes hayas (Beech).
El roble estaba consagrado a Zeus ya Hércules. Su significado es “puerta” y llegó a constituirse en el principal árbol sagrado de los arios. Tamhiénguarda una relación con el fuego y los lobos.


Relación Botánica


Este árbol pertenece a la familia de las fagáceas. Crece en los bosques de gran parte de Europa. Su altura puede llegar a 35 metros. Florece desde principios hasta mediados de primavera. “Robur” significa “fuerte”, en latín.


Observaciones psicoterapéuticas


Un aspecto fuerte del carácter se convierte en un punto débil cuando pierde su medida correcta o la lógica de sus relaciones. En las personas de tipo «roble albar», esto puede observarse con especial claridad. Su gran fuerza de voluntad natural, su fijación en un objetivo y su perseverancia degeneran en inflexibili­dad, perseverancia tozuda y sin compromisos e inmovilidad mental en cuanto que se exageran por algún lado o se desglosan del juego armónico de todos los restantes componentes de su personalidad.
Esto suele suceder bajo la influencia de padres o personas de referencia egoís­tas y ambiciosas, que estimulan de un modo unilateral la voluntad de rendimien­to innata y la disposición a la responsabilidad de sus hijos de ~tipo «roble albar», de forma que se convierten en personas obsesionadas por el éxito, que no son sensibles a sus propios límites y que no muestran ninguna comprensión hacia la relatividad de las cosas. No pueden darse cuenta de que el trabajo y el éxito re­quieren siempre de unos requisitos lógicos para poder tener un sentido, se vuel­ven incapaces de admitir que tampoco ellos pueden hacer todo y se acostumbran a imponer sus puntos de vista con una violencia tozuda y sin tener miramientos ni consigo mismos. No pueden ceder ni en el límite de sus capacidades ni retirar la vista del objetivo que se proponen. Admitir su descalabro les resultaría demasia­do frustrante y conmocionaría su autovaloracíón. Entender el destino como algo que se recibe contradice tanto sus ideas que se encuentran en una lucha perma­nente con ese hecho, exigiendo tanto de las malas pasadas del destino que aca­ban por doblegarles. Son entonces como esos grandes y centenarios árboles, que se oponen inmóviles a la tormenta hasta que un día les derriba por su inflexibilidad.


Para al que lo ve desde fuera le resulta difícil juzgar, sobre todo cuando sus propias aptitudes son distintas, si una persona de tipo «roble albar» vive de un modo lógico o se ha vuelto esclavo de sus aptitudes cuando se lanza con enorme euergía y resistencia a una tarea hasta llegar al límite de sus capacidades. Lo mis­mo que sucede en todas las situaciones y con todas las personas, el criterio deci­sivo radica en la cuestión de si con ello sufren o no. Mientras que en su lucha «de corazón» sigan su naturaleza, percibirán la alegría de vivir.
Pero en cuanto que pierdan la medida correcta o repriman otras necesidades igualmente importantes, caen en un conflicto interior. El padecimiento que en­tonces aparece les avisa para que no sigan por ese camino. Hablando en térmi­nos generales, es resultado de su incapacidad de rela~jarse. Se encuentran bajo un estrés ininterrumpido causado por ellos mismos, que es tanto peor por cuanto que no brinda al cuerpo ninguna posibilidad de regenerarse y depurarse.


En la fase de estrés el organismo suele movilizar todas las fuerzas para conse­guir una determinada meta o eludir un peligro, pero con ello reduce al mínimo las funciones de reconstrucción y desintoxicación para recuperarlas después, una ¡ vez hecho el trabajo. Mientras que en las personas sanas la tensión y la relajación se alternan en ritmos cortos (por ejemplo el día y la noche) y se mantienen den­tro de un marco soportable, con el estrés se vuelven extremas, tanto con res­pecto a su duración como a su intensidad. En la misma medida en que se aplican todas las fuerzas con el estrés, se reduce al mínimo el trabajo de regeneración; por eso, cuando se aplica la relajación, este último es especialmente intenso e irá acompañado de un mayor agotamiento y síntomas de desintoxicación más seña­lados (que por lo general suelen identificarse de manera errónea como síntomas de una enfermedad).


La persona de tipo «roble albar» debería intentar dominar sus energías y pre­guntarse siempre en qué las emplea, si valen la pena y si le proporcionan alegría. En cuanto que comience a padecer bajo ellas, algo que puede manifestarse tam­bién en los trastornos que se han indicado anteriormente, es el momento de aflojar las riendas y tomarse todo con un poco menos de seriedad. Lo importante es, so­bre todo, no ser en exceso unilateral y tomar en consideración todas sus necesi­dades. La persona típicamente «roble albar» también suele tener otras predispo­siciones e intereses, que pueden contradecirse. Es para evitar conflictos internos, para encontrar un denominador común, una perspectiva más alta en la que pueda realizarse toda su personalidad, o bien, de manera transitoria pero consciente, para limitarse a la necesidad más importante de ese instante.


En principio, todos lo que emprendamos debe servir a nuestra alegría de vivir (sea cual sea la forma que adopte). De lo contrario surgen las dolencias, la en­fermedad y la destructividad, que perjudican todos nuestros actos y nuestra vida. Es imprescindible un cierto elemento lúdico para poder tomar la vida desde su mejor aspecto, pues en su constante variabilidad, imprevisibilidad e imposibilidad de comprensión ella misma es un gran juego. Si la «tomamos en serio», resalta­mos de la totalidad de la realidad vital un determinado aspecto y lo anteponemos al resto. Constituye entonces el punto alrededor del cual girará toda nuestra vo­luntad. Pero de este modo recortamos la vida y le privamos de su pluralidad y amabilidad. No en vano se habla de una «seriedad mortal» y una «alegría de vivir». A este respecto, los padres deberían evitar dirigir a sus hijos en exceso hacia el rendimiento y la ambición pues con ello, aunque tengan más éxito no serán felices.


Descripción del estado:


Para el luchador agotado que, sin embargo, no descansa. “El deber ante todo”. Tensiones dolorosas intensas en nuca y hombros.


Verbalizaciones frecuentes:


“Mi esposa piensa que trabajo demasiado”, “Siempre me digo que no hay que aflojar”, “Yo aprendí en casa que hay que hacer todo lo que se empieza hasta el final”, “No descanso nunca; no me hace falta. Estoy bien así”, “Las pocas veces que he tenido gripe fue en un fin de semana, nunca en días de trabajo”, “Siento que cargo toda la tensión sobre los hombros y en la nuca”, “Hago cientos de cosas y por la noche me cuesta desconectarme para poder dormir”, “Hay que terminar esto, cueste lo que cueste”, “¿Vacaciones? No me gustan nada; no sé qué hacer en las vacaciones”, “Por fuera parece que estoy bien, pero por dentro estoy destruído”.


Organos afectados: SISTEMA CIRCULATORIO, CORAZÓN, COLUMNA VERTEBRAL, ESPALDA, HOMBROS, BRAZOS, MANOS, ZONA ABDOMINAL Y ESTÓMAGO.


Síntomas asociados: contracturas de hombros y cuello, dolor de espalda, stress, colapso nervioso, enfermedades cardio-vasculares, hipertensión, caída del cabello, urticarias, sarpullidos, personalidades obsesivas, cansancio, disturbios alimenticios, pérdida de peso.


Claves sintomáticas: LUCHADOR, SENTIDO DEL DEBER.


Combinaciones frecuentes con otros remedios


Achicoria (2/33): amor o preocupación insistentes y continuos.
Agua de roca (4/33): afán de rendimiento autoatormentan te.
Castaño blanco (11/33): ideas permanentemente orientadas al éxito.
Cerasifera (15/33): en el límite del desgarro emocional por estrés de rendi­miento.
Olmo (3 1/33): sobrecarga por afán de rendimiento.
Pino albar (32/33): perfeccionismo inflexible.
Sauce (33/34): deseos de venganza implacables.
Verbena (33/36): estrés por afán de rendimiento.
Vid (33/37): afán de rendimiento dogmático.
Violeta de agua (33/38>: soledad por ambición.

Productes per a Celíacs

anar a Productes per a Celíacs

El món del Te

anar a El món del Te

Hamburgueses Vegetals

anar a Hamburgueses Vegetals

Sucs i Begudes

anar a Sucs i Begudes

Enllaços

Herbes Medicinals

Anar a Herbes Medicinals

 

 

anar a El kamut anar a l'Espelta