Índice

tornar a l'índex

anar a Flors de Bach

Índex

suggeriments i comentaris

Escoltar música

Vitamines i Minerals
Antioxidants
Sistema Digestiu
Productes més venuts
Beguda Ecològica de Espelta
Propolis
Cioccolini Galetes sense gluten.
Hamburguesa de tofu i algues
Quinoa Bio
Sucre de Canya
Crackers d'Espelta amb Sèsam Bio
Müsli Fruit
El kamut i La Espelta

anar a l'Espelta anar a El kamut

Vitamines i Minerals

Línea Corporal Welleda

anar a Corporal Welleda

La Mel i el Propolis
La Mel i el Propolis
Alimentació natural i bio
anar a Alimentació natural i bio
Comptador de visites

Ens han visitat

Proveïdors


Guia restaurants

 

 

 

GORSE

 

ULEX EUROPACEA O EUROPAEUS

AULAGA

 

 

Descripción

Gorse puede ser encontrada en toda Inglaterra, preferentemente en pantanos y tierras arenosas. Sus flores son de color amarillo dorado y muy fragantes y atrayentes para las abejas. En cuanto el insecto se acerca, esta dispersa el polen sobre el visitante. Para evitar convertirse en alimento de los animales tiene fuertes espinas con las que se defiende.
Así como este curador hace descubrir la fuerza interior que hay en nuestro interior para seguir adelante, así como un manto dorado se disemina en grandes superficies hasta confundir la vista con el horizonte.
Los celtas consideraban a la Aulaga como uno de los ocho árboles rústicos sagrados. Una de las leyendas druidas cuenta que este árbol se solía confundir con el acebo y que por esto los dioses hicieron a uno con flores blancas y a otro con flores amarillas.


Relación Botánica


Es una arbusto breñoso. Mide entre 1 my 1,20. En primavera produce flores aromáticas, papilionáceas, dobles y de color amarillo dispuestas en brotes de color verde oscuro. Un nombre popular de esta planta es “tojo”.




Observaciones psicoterapéuticas


El síndrome «aulaga» se desarrolla por lo general dentro del marco de prolon­gadas luchas, acompañadas de fracasos y errores, ya sea por la salud o hacia una meta importante en la vida. Es expresión de un agotamiento interior, de una per­turbación del equilibrio entre tomar y dar. Para llegar a este estado hay que tener normalmente la predisposición típica que se describió al comienzo; pero al apa­recer ésta más o menos acentuada en todos los seres humanos, cualquiera pue­de en principio perder sus esperanzas ante un golpe muy duro del destino.
Por ese motivo es importante, por muchas ganas de vivir que se tengan y ale­gres que sean las expectativas, conservar la idea de que a la fachada alegre de la vida con sus deseos y alegrías se le contrapone siempre una dimensión más pro­funda e importante, que es la que da a todos los sucesos su valor y sentido. Es una sutil huella del carácter transitorio de todas las cosas y alegrías terrenas, que al mismo tiempo hace presentir una eternidad incomprensible.
El religioso expresa su esperanza con las palabras «El hombre no puede caer más hondo que la mano de Dios». Quiere decir con ello que todas las pérdidas, desilusiones y males que padecemos carecen en última instancia de valor en vis­ta de aquello de lo que trata nuestra existencia. Todo lo que sufrimos tiene un sentido más profundo y sirve para «la curación de nuestra alma», algo que no po­demos concebir ni describir, lo mismo que sucede con la meta verdadera de nues­tra existencia.
Quien ha perdido este conocimiento instintivo, dudando de la falta de sentido y la «maldad» de este mundo, cae en el estado de «aulaga», en el que no encuen­tra motivo alguno para tener unas expectativas positivas. Pero sin el «principio de la esperanza» no podemos vivir, no podemos comenzar el día, no podemos respirar, pensar ni actuar. Impertérritos esperamos que todo salga bien o que irá mejor. Si no hay esperanza la vida se retira.
Sin embargo, puesto que mientras que la persona vive sigue habiendo en ella vida y un elemento orientado hacia el futuro, existe por lo general la posibilidad de volver a despertar la esperanza y avivar la llama de la vida. Para ello hay que buscar con sensibilidad en qué punto ha actuado la palanca destructora, dónde la persona de tipo «aulaga» ha sido dañada en su nervio vital. Muchas veces para los que están fuera de ella los motivos pueden resultar triviales y carecer de importan­cia, pero para quien se siente afectado ahí puede estar todo el sentido de su vida. Si se consigue volver a abrir la puerta en este punto decisivo, poner ante la vista del que duda de un modo creíble la satisfacción de sus anhelos o motivarle hacia otros objetivos o deseos, la esperanza, y con ello la vida, pueden regresar a él.  

              
Descripción del estado:
Desesperanzado. Depresivo. Ya no espera nada de la vida.


Verbalizaciones frecuentes:


“Voy a tomar las flores para que mi familia se quede tranquila y no insista más”, “No sé de qué me pueden servir unas gotitas...”, “Probé de todo, pero no hay nada que hacer”, “Total ¿para qué?”, “Ya nada vale la pena”, “Sólo vengo a la consulta porque mi familia ha insistido tanto”, “En cuanto a mi futuro, me he resignado bastanto. He intentado de todo, pero sin éxito”, “A no ser que suceda algún milagro, no creo que me pueda ocurrir nada bueno”, “Ya no sé a qué santo rezarle”, “Me siento como si Dios me hubiera dejado de su mano”.


Para recordar:       Para quienes sufren una tremenda desesperanza y han abandonado la fe en que algo mas pueda hacerse por éllos.                 
Organos afectados: PATOLOGÍAS GENERALIZADAS.PUEDEN ATACAR CUALQUIER ÓRGANO O SISTEMA.  LO PECULIAR ES LA FORMA DE INICIO.    

              
síntomas asociados:


Enfermedades crónicas, pacientes dializados, deficiencias inmunológicas, esclerosis en placas, amputados, discapacitados, depresión, melancolía, cáncer, sida, enfermedades autoinmunes.

                              
claves sintomáticas: DESESPERANZA.


Combinaciones frecuentes con otros remedios


Castaño común (7/12): la desesperación absolutamente desesperada.
Centaura menor (7/14): condescendencia por falta de esperanza.
Escaramujo (7/18): la resignación total.
Genciana (7/20): falta de voluntad y desesperanza.
Leche de gallina (7/24): desesperanza por un grave trauma.
Mostaza silvestre (7/28): depresiones por desesperanza.
Olivo (7/30): desesperanza por agotamiento.
Olmo (7/31): súbita pérdida de la esperanza por sobreesfuerzo.

 

Productes per a Celíacs

anar a Productes per a Celíacs

El món del Te

anar a El món del Te

Hamburgueses Vegetals

anar a Hamburgueses Vegetals

Sucs i Begudes

anar a Sucs i Begudes

Enllaços

Herbes Medicinals

Anar a Herbes Medicinals

 

 

 

anar a El kamut anar a l'Espelta