Índice

tornar a l'índex

anar a Flors de Bach

Índex

suggeriments i comentaris

Escoltar música

Vitamines i Minerals
Antioxidants
Sistema Digestiu
Productes més venuts
Beguda Ecològica de Espelta
Propolis
Cioccolini Galetes sense gluten.
Hamburguesa de tofu i algues
Quinoa Bio
Sucre de Canya
Crackers d'Espelta amb Sèsam Bio
Müsli Fruit
El kamut i La Espelta

anar a l'Espelta anar a El kamut

Vitamines i Minerals

Línea Corporal Welleda

anar a Corporal Welleda

La Mel i el Propolis
La Mel i el Propolis
Alimentació natural i bio
anar a Alimentació natural i bio
Comptador de visites

Ens han visitat

Proveïdors


Guia restaurants

cherry-plum

 


CHERRY PLUM

 

PRUNUS CESARIFERA

CEREZO

 

 

 

Descripción


Este remedio pertenece a una segunda etapa del trabajo del Dr. Bach. Fue uno de los últimos en ser descubierto y su preparación fue hecha por el método de ebullición.


En marzo de 1935 fue una época muy difícil en la vida de Bach. Estaba preocupado por el futuro (Aspen) y exigido por lo extenuante de su tarea (Elm) y sentía que estaba a punto de enloquecer. Un sentimiento de miedo incontrolable lo invadía junto a un dolor penetrante en los senos frontales y un dolor de cabeza constante.


Caminando por las afueras de Sotwell, a los costados de un camino Bach descubrió el Cherry Plum. Una planta nativa de Rusia, no muy común y con mejor aclimatación en el sur de Inglaterra.
El Cerezo, al igual que el Aspen, era considerado en la mitología celta como un árbol dual en tanto había una especie negra y otra blanca. El Prunus Cesarifera se asociaba en las creencias medievales a la natividad y representaba, en un relato de un evangelio apócrifo de Mateo, un rol importante como un de los símbolos reales: aquel que alude a los peligros ocultos en la oscuridad y que acechan a todo hombre.


Relación Botánica


Es un árbol de copa redondeada y caducifolio. Pertenece a la familia de las rosáceas. Generalmente su altura es de 3 o 4 metros, aunque puede llegar al doble de altura. Es nativo de Rusia y Persia. Las flores son de color blanco níveo. Tiene pimpollos sin espinas

Descripción del estado:


Temor a la pérdida de control, a enloquecer, a perder los estribos, a matar a alguien o a matarse.


Verbalizaciones frecuentes:


“O le mato o me mato yo”, “Temo perder el control y volverme loco”, “Se me mete en la cabeza que tengo que tirar a mi bebé por la ventana y temo que algún día de éstos no podré controlarme”, “Cuando estoy en una habitación no pierdo de vista a nadie”, “Si me enojo, ¡sálvese quien pueda!”, “Estoy tan mal que temo cometer una barbaridad sin darme cuenta de ello”, “En la más leve discusión con mi mujer temo que le voy a clavar un cuchillo en cuanto me dé la espalda”, “Mis nervios están tan tensos como las cuerdas de un violín”, “Tengo la sensación como si alguna fuerza se hubiera apoderado de mí y me manejara”


Observaciones psicoterapéuticas


Como hijos que somos de un espíritu de los tiempos en que se da un fuerte predominio de la razón, podemos controlar nuestra vida sobre todo mediante ésta, y con ello, a menudo, despreciar o reprimir nuestros sentimientos, emocio­nes e impulsos. Pero al ser éstos los que en realidad dirigen nuestra vida y la im­pulsan hacia delante —y no la razón lógica—, se produce entonces un conflicto, tanto más acentuado cuanto más vitales sean los impulsos retenidos.


Ahí radica el problema de la persona de tipo «Cerasifera», que posee una pre­disposición de gran amplitud, por un lado con un aspecto racional notable y por el otro con una emocionalidad muy acentuada. Bajo la influencia de la educa­ción, que antepone el orden a la alegría de vivir y la razón a los sentimientos, re­prime constantemente sus motivaciones e impulsos, destinados a servir a la au­torrealización individual: su sexualidad, sus deseos de posesión y de poder y sus necesidades de libertad.
Pero como todas éstas poseen en él una gran intensidad y, como ya dijimos, son parte de las fuerzas esenciales que configuran la vida, surge entonces un pe­ligroso exceso de presión interna que en circunstancias desfavorables —sobre todo si se da una sobrecarga emocional adicional— rompen el control de la razón y lo mismo que una riada, cuando se rompen los diques de la presa pueden des­truir el orden mental sano. Pueden producirse entonces graves estados de histe­ria, ofuscamientos de la conciencia o psicosis.


Por ese motivo, el tratamiento de la persona de tipo «Cerasifera» ha de consis­tir por un lado en aflojar su control mediado por la razón y, por el otro, permitir­le comprender la legitimidad de los sentimientos, las emociones y los impulsos, de modo que, en la medida que lo permitan las circunstancias, pueda experimen­tarlos. Es importante, sobre todo, que aprenda a distinguir entre la moral ajena e impuesta y la suya propia, autorresponsable, para que de esta forma pueda configurar su vida como mejor le convenga. Al fin y al cabo, todo ser humano es responsable sólo de sí mismo y muy a menudo la moral auténtica no coincide con las opiniones generales.
Si caemos bajo una fuerte presión emocional, de algún modo debemos «soltar vapor». Las personas de tipo «Cerasifera» suelen hacerlo de modo instintivo ex­perimentando de vez en cuando algunos ataques «histéricos», explosiones de ira o llantos desconsolados. Aunque al hacerlo logran un cierto alivio y pueden seguir viviendo hasta la siguiente crisis, naturalmente no quedan curados. Para ello sería necesario un cambio en su circunstancia básica, es decir, disminuir el control racional o bien una reducción de la fuerza emocional de sus impulsos. Sin em­bargo, esto rara vez se consigue, motivo por el que las personas de tipo «Cerasifera» suelen ser proclives a los problemas psíquicos.


No obstante, podría alcanzar una cierta estabilidad concienciándose de su pro­blemática personal (el conflicto innato entre el sentimiento y la razón) y creando una autocomprensión, dando a ambas componentes el suficiente margen de ac­ción. A este respecto es asimismo importante la exigencia de una mayor inde­pendencia intelectual, una moral propia y autorresponsable y una atención sen­sibilizada hacia los trastornos del equilibrio interior, para poder así contrarrestarlos a tiempo.
La vida emocional de las personas de tipo «Cerasifera» es similar a un manan­tial borboteante que todo lo inunda si no encuentra un cauce adecuado por don­de dar salida a sus aguas. Por ese motivo, es imprescindible que de algún modo realicen una actividad artística para poder dar expresión a sus sentimientos y evi­tar así que se acumulen en su interior. Muy a menudo pueden encontrar la clave para solucionar el conflicto subyacente, expresando de forma espontánea en una obra de arte, un impulso interior oscuro o una tensión inexplicable.


Para recordar: Desesperación, miedo a perder la razón y el control.


Estado transformado: Control, valor.


Organos afectados: PIEL, TONO MUSCULAR, EXTREMIDADES, APARATO RESPIRATORIO, CORTEZA CEREBRAL MOTRICIDAD


Síntomas asociados:


Bulimia y anorexia. obesidad, alcoholismo, tabaquismo, drogas, represión o desenfreno sexual, epilepsia, asma, psicosis,
neurosis obsesiva, melancolías, intentos de suicidio, convulsiones, temblores, descontrol de esfínteres, enuresis.


Claves sintomáticas:  DESESPERACIÓN, TEMOR A PERDER EL CONTROL.


Combinaciones frecuentes con otros remedios


Acebo (1/15): accesos incontrolados de cólera.
Agrimonia (3/15): la represión genera un peligroso exceso de presión psíquica.
Agua de roca (4/15): psicosis a consecuencia de una fuerte autorrepresión.
Álamo temblón (5/15): sensación súbita de miedo con peligro de irreflexión.
Castaño blanco (11/15): obsesión espiritual.
Castaño común (12/15): desesperación por estrés emocional.
Castaño rojo (13/15): preocupaciones enfurecedoras.
Impaciencia (15/23): intranquilidad presicótica.
Leche de gallina (15/24): psicosis por daño moral.
Mímulo (15/27): grave conflicto de miedo.
Olmo (15/31): al final de la capacidad de carga psíquica y física.
Roble albar (15/33): por estrés al límite del desgarro emocional.
Tamarilla (15/35): pánico con riesgo de perder la razón.

 


 

Productes per a Celíacs

anar a Productes per a Celíacs

El món del Te

anar a El món del Te

Hamburgueses Vegetals

anar a Hamburgueses Vegetals

Sucs i Begudes

anar a Sucs i Begudes

Enllaços

Herbes Medicinals

Anar a Herbes Medicinals

 

 

 

anar a El kamut anar a l'Espelta