Índice

tornar a l'índex

anar a Flors de Bach

Índex

suggeriments i comentaris

Escoltar música

Vitamines i Minerals
Antioxidants
Sistema Digestiu
Productes més venuts
Beguda Ecològica de Espelta
Propolis
Cioccolini Galetes sense gluten.
Hamburguesa de tofu i algues
Quinoa Bio
Sucre de Canya
Crackers d'Espelta amb Sèsam Bio
Müsli Fruit
El kamut i La Espelta

anar a l'Espelta anar a El kamut

Vitamines i Minerals

Línea Corporal Welleda

anar a Corporal Welleda

La Mel i el Propolis
La Mel i el Propolis
Alimentació natural i bio
anar a Alimentació natural i bio
Comptador de visites

Ens han visitat

Proveïdors


Guia restaurants

 

 

 

AGRIMONY

 

AGRIMONIA EUPATORIA

AGRIMONIA

 

 

Descripción


Planta erecta de 30 a 60 cm de altura que tiene una espiga delgada de flores amarillas en la parte alta y es densa en hojas por abajo. Se campos. La flor es amarilla con un diámetro de 5 a 8 mm, 5 pétalos, 5 sépalos peludos, posee un anillo de cerdas ganchudas, inmediatamente debajo y muchos estambres; la forma es de una espiga dorada. Florece de junio a agosto. Solo dura  tres días  Dijo Bach de esta planta que sus flores es comparables a la punta de un campanario en el que las semillas cuelgan como pequeñas campanillas, dispuestas a esparcir con su sonido la tranquilidad y la paz del alma. 


Descripción del estado:


Estado de angustia con localización somática (nudo en la garganta, opresión en el pecho, tensión en el  estómago). Ansiedad. Personalidad que intenta ocultar sus preocupaciones detrás de una fachada de tranquilidad y alegría.


Verbalizaciones frecuentes:


“No hay problema”, “Trato de que no haya peleas en mi familia”, “Me cuesta pedir, porque esto significaría reconocer que algo me falta”, “Ante situaciones desagradables me distraigo viendo la televisión, yendo de compras, al cine o tomando un whisky”, “A veces me siento como el payaso del circo, que por fuera ríe y por dentro llora”, “No me gusta hablar de mí mismo, y de todas maneras, no me pasa gran cosa”.

 




Observaciones psicoterapéuticas


La problemática de tipo «Agrimonia» se refiere a dos funciones psíquicas im­portantes que contribuyen a garantizar nuestra supervivencia: represión y engaño.
La represión nos protege de las consecuencias de nuestra propia debilidad e imperfección humana, puesto que si no ignoráramos y reprimiéramos una gran parte de los que percibimos y averiguamos, no seríamos capaces de tener un pensamiento claro y actuar con sentido, y si supiéramos toda la verdad sobre no­sotros, nos derrumbaríamos. Por ese motivo, de la infinidad de informaciones, impresiones y conocimientos que actúan sobre nosotros, nuestra psique cons­tantemente deja pasar sólo aquellos que en ese momento podemos asimilar y el resto, que es la mayor parte, lo deja en el archivo del subconsciente, donde queda guardado bajo llave durante mucho tiempo hasta que estemos preparados para ello.


El engaño nos protege contra la envidia y la incomprensión de nuestros se­mejantes. Así, desde pequeños aprendemos a fingir y mentir en pro de nuestra supervivencia, es decir, a «comportarnos bien» y «seguir la corriente». Si nos mos­tráramos siempre tal como somos en realidad, si dijéramos con franqueza lo que realmente pensamos o si actuáramos sin hacer caso de lo que se nos pide, ten­dríamos muy pocas posibilidades de sobrevivir en nuestro mundo, en el que im­pera en el fondo la ley de la selva. Quien aprende a no chocar con nadie y a pre­sentarse siempre de buen humor, es bien visto, aunque no haga más que teatro, lo mismo que la persona «Agrimonia».
No obstante, por muy útiles y justificables que sean la represión y el engaño en determinadas condiciones, significan en última instancia una traición a la verdad. Por eso nuestra alma, que siempre busca la verdad, sólo nos lo permite cuando nos obligan a ello unos motivos bien fundamentados o una defensa de emergen­cia, pero no cuando se hace por comodidad y a la ligera.


De ahí que constantemente hayamos de encontramos un compromiso con el que podamos existir: por un lado, el suficiente autoengaño para que no se pon­ga en peligro nuestra vida, y por otro lado, la suficiente franqueza como para que nuestra alma nos permita seguir viviendo. Lo esencial es que no engañemos con frivolidad a nuestra verdad, que sepamos lo que hacemos y que podamos justifi­car ante nosotros mismos nuestro comportamiento.


De todas las maneras, si la máscara que tenemos que llevar en caso de peli­gro o por debilidad personal la seguimos llevando en los buenos tiempos, si fin­gimos o engañamos sin motivo suficiente o si acabamos por creernos nuestras propias mentiras, nuestra alma se defiende y nos hace sufrir.


Como todo el mundo sabe por propia experiencia, este sufrimiento consiste en una cierta insatisfacción cada vez que sin motivo se finge algo, se disimula, se reprime con cobardía o se engaña a los propios sentimientos. En las personas con un marcado carácter «Agrimonia», que de modo casi permanente reprimen sus problemas, eluden los conflictos o engañan a su entorno y a sí mismos, esto puede dar lugar a graves frustraciones, depresiones, soledad o angustia secreta. No obstante, por regla general sólo están dispuestos a emprender algo para atajarlo en caso de que el sufrimiento sea considerable.  A menudo necesitan ayuda psicoterapéutica que les haga conscientes de su comportamiento (pues se engañan también así mismos) y les deje en condiciones de tomar su propio control de modo voluntario.
Hasta que no pueden evaluar de manera clara la situación de su vida y decidir libremente si reprimirán algo desagradable o deben ocultarse ante su entorno, o cuándo lo harán, no pueden renunciar a ello cuando no sea nece­sario. Y cuanto más consecuentes sean al lograrlo, tanto más se fortalecerá su au­téntico ser que, a pesar de todas las presuntas debilidades e imperfecciones, pro­porciona en el fondo mucha más protección y seguridad que todas las que se quiera.


Para recordar: Ansiedad y tormento enmascarados de alegría y tranquilidad.
Estado transformado: Apertura, aceptación honestidad
Organos afectados: CORAZÓN, PECHO, ESTÓMAGO, TRACTO DIGESTIVO.


Síntomas asociados:


Angustia, ansiedad, opresión de pecho, taquicardia, colitis, colon irritable, gastritis, mitomanía, angustia matinal, negación maníaca, hipersensibilidad, inquietud, cansancio, depresión, adicciones, obesidad, estómago.


Claves sintomáticas: TORMENTO Y ANGÚSTIA ENCUBIERTOS POR ALEGRÍA.


DIFERENCIAS CON OTRAS FLORES:


AGRIMONY: Busca la aceptación y el reconocimiento, se deja influenciar por lograr o conservar la paz.
CENTAURY: Sometidos por incapacidad de poner límites a los demás.
WALNUT: Sometidos e influenciables por temor a ser libres.
HOLLY:  Expresan sentimientos negativos, para ocultar miedo e inseguridad.


COMBINACIONES FRECUENTES CON OTROS REMEDIOS


Álamo temblón: represión de temores o temores por represión.
Alerce: sentimientos de inferioridad disimulados o reprimidos.
Avena silvestre: falta de autoconocimiento.
Brote de castaño: insuficiencia en el aprendizaje o inmadurez por holgazanería.
Castaño rojo: preocupaciones secretas. ido
Centaura menor: mansedumbre enfermiza.
Cerasifera: la represión genera una peligrosa sobrepresión psíquica.
Haya: tolerancia artificial.
Leche de gallina: la herida psíquica detrás de la máscara alegre.
Mímulo: temor disimulado o mantenido en secreto.
Nogal: el autoalienamiento total.
Tamanilla: bloqueo por el pánico.
Violeta de agua: problemas de contacto por falta de apertura.

Productes per a Celíacs

anar a Productes per a Celíacs

El món del Te

anar a El món del Te

Hamburgueses Vegetals

anar a Hamburgueses Vegetals

Sucs i Begudes

anar a Sucs i Begudes

Enllaços

Herbes Medicinals

Anar a Herbes Medicinals

 

 

 

anar a El kamut anar a l'Espelta